Clase Protesta, dantesca y popular

Juan, director del departamento de Filología Italiana de la UCM y una de los poquitos miembros del profesorado que lucha activamente por defender lo que nos queda de universidad pública, nos hace una propuesta muy interesante. Os invito a los que os paséis, universitarios o no, estudiantes de letras o no, dantefílicos o no, políticos y apolíticos, porque seguro que la cosa merece la pena. Cito:

“Un grupo de alumnas y alumnos, y este servidor (profesor y director del Departamento de Filología Italiana de la UCM), haremos una Clase de Protesta en la puñetera calle (que es donde quieren que acabemos) el próximo miércoles 17 de octubre, como continuación de esta semana de lucha. Os escribo para recabar el apoyo de vuestras distintas organizaciones (plataformas, asambleas, etc.), para que nos ayudéis en la difusión y para que participéis asistiendo a la clase. Nuestra idea es repartir hojas volanderas informativas, y grabar para después sacar un vídeo en youtube, un poco al estilo flashmob.

Será el MIÉRCOLES 17 DE OCTUBRE, A LAS 16 HORAS, EN EL BOULEVARD DE LA CALLE JUAN BRAVO, ENTRE VELÁZQUEZ Y LAGASCA (en frente de la Embajada de Italia). La clase versará sobre la canción dantesca “Doglia mi reca” o Canción de la avaricia, en la que Dante denuncia airadamente a quienes acumulan riquezas empobreciendo a los demás. Nos ha parecido un tema muy adecuado.”

Defendemos la Universidad pública y hacemos lo único que sabemos hacer: compartir cultura, esto es, liberarla.

AQUÍ EL ENLACE DEL EVETO, APÚNTATE Y DIFUNDE

Anuncios

¿La hispanidad? Es más fácil que arrimes el hombro si te hablan de identidad, es más fácil que la gente detrás de la televisión justifique el porrazo de los policías si la convencen de que están haciéndolo para salvar todo lo que nos queda intramuros, para salvarte de lo otro, de ser como Grecia, por ejemplo; de ser, horresco referens, como el Tercer Mundo.  Reflejos lejanos de una amenaza que se cierne sobre todo aquel pobrecito hijo de Dios que tenga el orgullo de administrar un dominio.es, llevar un dni electrónico de colores estridentes, una camiseta del Barça o del Madrid. «Somos un gran país», o al menos, «Fuimos un gran país». Sobrevivimos a una guerra fraticida y aun supimos salvar la patria mediante una transición pacífica (y después de decirlo se señalan con inquina los unos a otros, por debajo de sus albornoces podemos verle el rabo a Satanás). Lideramos los rankings de donación de sangre, nos dicen, es la española una raza solidaria (pero en las CIES se derraman hasta perderse en un sumidero entre barrotes los sueños de miles de hombres que pidieron simplemente una transfusión de oportunidades). Descubrimos el Nuevo Mundo y cuando fue correcto su progreso, le dimos la libertad (pero ahora que un cinturón rojo se enreda en el cuello del Imperio, ahora que la colonia ha despertado y reclama su petróleo, su gas, su oro, su fuerza de trabajo, alzamos de nuevo un océano de odios y sospechas, para que la joven sangre española no se mezcle con la del indio contestatario, rebelde, salvaje, hasta contaminarse.

Nacemos con una deuda de ochocientos años. Le debemos al Cid que expulsara a un puñado de árabes de nuestras tierras, a los Reyes Católicos que terminaran el trabajo, además de la ya mencionada considerable ampliación del terreno especulable, a los héroes de Mayo una ilustración apropiada al temperamento español (castrada, reaccionaria y monárquica, madre de una democracia con los mismos adjetivos), le debemos a la roja un Mundial y dos Eurocopas, suma y sigue. Y de un tiempo a esta parte el gigante del patriotismo ha gestado una estocada mejor con que sacarle partido a nuestro orgullo identitario. La palabra crisis se extiende sobre nosotros como un pastel de cenizas que ha de ser compartido en armonía por todos los hijos del pueblo, una nueva deuda que debe ser pagada a tocateja por todo cristiano viejo para buen sustento de su honra. Una deuda rojigualda, que huele a chorizo, que va de lunares.

¿Y tú te lo vas a creer? Pues, alucina hay quien se lo cree, lo juro, lo he visto.

Por eso vengo a decir:

Que Creta se esconde en Malasaña, soy más griega que española y quiero a un guineano en la Moncloa. Yo, que desde el último piso del Hotel Madrid pude tocar Casablanca. Aclaro, que yo no le debo nada a este país, desde Rajoy a Alfonso X. Expongo que nunca hice negocios con Ángela Merkel y que jamás he dormido en el Palacio Real. Por último, solicito una mancha negra, pequeña, muy pequeña, en el mapa de España, que se refiera a mí, mientras país siga siendo una la excusa para encontrar consentimiento público en el pisoteo de un gigante informe y sin territorios, a las órdenes de un racimo de ladrones con única patria en palabras tan extranjeras como Euro,  Dolar, Bono, IBEX….

¡NO DEBEMOS, NO PAGAMOS!

13O-18h

Recorrido: Sede UE (Plaza Emilio Castelar) – Congreso (Neptuno) – Sol

Comunicado de la asociación Puño y Letra frente a la situación del personal de limpieza de la UCM

El pasado Martes 2 de Octubre tuvo lugar una asamblea multitudinaria de los trabajadores de limpieza de la UCM contratados bajo la empresa Soldene. Unas 240 personas se reunieron en el Paraninfo de nuestra facultad (más de la mitad del total de las contratadas) para exigir cuentas ante la grave situación en la que se encuentran; La empresa les ha dejado de pagar y dice que no les pagará más hasta que la Universidad Complutense ingrese las mensualidades que debe.

Según comentaban los delegados sindicales, que se han reunido varias veces con la empresa y con el Rectorado, la última mensualidad que ha pagado la Universidad Complutense corresponde a Noviembre del año pasado. De esta forma, si bien es cierto que la empresa recibe un mínimo de dinero por parte de la UCM, la deuda de la universidad con la empresa asciende a un total de 9 millones de euros. Este brutal retraso se ha transformado, finalmente, en el impago de la nómina del pasado mes de Septiembre. De nuevo, los recortes se concentran sobre las rentas más bajas. Los más de 400 trabajadores que se encargan del servicio de limpieza tienen los sueldos más bajos de la comunidad universitaria y ni siquiera se los pagan.

Desde la asociación Puño y Letra exigimos al rectorado de la UCM el pago inmediato de los retrasos contraídos con la empresa Soldene, así como el ingreso de las nóminas por parte de esta empresa a sus trabajadores. Consideramos que el servicio de limpieza es una necesidad básica para nuestras facultades, y por lo tanto el respeto y la consideración hacia sus trabajadores es una condición necesaria para el funcionamiento de la Universidad. Por ello, la UCM debe cumplir sus compromisos. El personal de limpieza es tan importante o más como cualquier otro trabajador que participe en la vida de la comunidad universitaria, ya sea impartiendo clases, investigando, haciendo fotocopias o administrando matrículas.

También queremos mostrar todo nuestro apoyo al conjunto de medidas que se decidan llevar a cabo por parte de los trabajadores del servicio de limpieza, ya sean concentraciones frente a el rectorado o los decanatos, manifestaciones, encierros o huelgas. Entendemos que su lucha es completamente legítima y necesaria, por lo que nos unimos a ellos en defensa de sus derechos y, en definitiva, de los de toda la comunidad universitaria. No podemos permitir que agresiones como esta se sigan llevando a cabo con total impunidad mientras cientos de personas pierden el sueldo con el que alimentan a sus familias.

Jueves, 4 de Octubre de 2012

Asociación Puño y Letra